jueves, 12 de noviembre de 2015

Buscar el bien común (elecciones 2015)

Buscar el bien común
“Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron.” (Mateo 25:40)
Como sociedad argentina debemos celebrar una vez más la posibilidad de ejercer el derecho democrático a elegir. Poder hacerlo es una preciosa oportunidad ciudadana en un país que supo pasar por largos períodos en los que el poder era usurpado por la fuerza por quienes no aceptaban la voz de las urnas.

En nuestra pasada reunión de Junta Directiva hemos reflexionado sobre este tema y deseamos compartir con nuestras comunidades algunos pensamientos, en la seguridad que la reflexión serena, la oración y el compromiso con el Evangelio de Jesús han de ayudarnos a la hora de expresarnos en el desafiante ejercicio de nuestra ciudadanía.
Queremos invitar a los miembros de nuestras comunidades a transitar con alegría este tiempo, a aprovecharlo para conversar, para debatir con respeto, para compartir sus diferentes posturas políticas, para expresar sus miedos y también sus sueños, para señalar objetivamente los logros de más de 30 años consecutivos de democracia y para enunciar lo que aún debe ser alcanzado para que la vida digna y plena sea una realidad para cada persona en toda la extensión del suelo argentino.
No todas las personas tenemos la misma manera de ver la realidad y de aproximarnos a los desafíos que nos presentan. Y eso, más que una amenaza o un motivo de enojo, debe ser recibido como una riqueza, porque sólo en la diversidad respetuosa está la posibilidad del desarrollo y del crecimiento. Dios en su creatividad nos hizo personas diversas y nos invita a la convivencia armoniosa en esa variedad de pensares y de sentires, poniendo en nuestro horizonte el bien común como meta última.
En este sentido, como Junta les invitamos a tomar el compromiso de asumir estas próximas elecciones democráticas como un testimonio de fe. Que en el marco del respeto por las propuestas diversas que existen podamos hacer el ejercicio de pensar cuáles de ellas acompañan y protegen los intereses del conjunto del pueblo argentino, especialmente el de los más pequeños: las comunidades originarias, los ancianos y las ancianas, la niñez, las minorías cuyos derechos aún no son reconocidos. Que nuestro voto sea un testimonio de fe que se aparte de intereses individualistas y mezquinos. Que quien vote no piense sólo en sí mismo, sino más bien en todos los demás, en especial en los más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad. Y también en el bienestar de la casa común que compartimos, de nuestra creación, del medio ambiente.
Pongamos en oración lo que ha de suceder en los próximos días, conversemos en comunidad, sin descalificarnos ni agredirnos, porque eso no conduce a nada. Escuchemos a las otras personas, hagamos oír también nuestra voz, siempre con respeto y aceptando que nadie es dueño de verdades absolutas y que, en comunidad, podemos encontrar un poco más de luz para ayudarnos a enfilar nuestros pasos hacia el “cuarto oscuro”, ese lugar donde no ponemos en juego solamente elecciones personales, sino los valores que sostienen nuestra fe evangélica. Ejerzamos nuestro derecho a elegir con alegría, sintiéndonos parte de una sociedad llamada a la convivencia armoniosa en su diversidad, buscando el bien común en esta tierra que habitamos.
Reciban nuestro deseo de bendiciones para la vida y misión de cada una de nuestras comunidades.
¡Solo a Dios la gloria!
Por la Junta Directiva de las IRA, a los 16 días del mes de octubre de 2015.



Ana Wilgenhoff           Priscila Primerano                  Mauricio Maly Susana Luiten


Gerardo Oberman                  Luciana Tauri                         Leonardo Schindler

lunes, 25 de agosto de 2014

Caminos nuevos - Entrevista al pastor Leopoldo Maly

Les compartimos un enlace para poder leer la entrevista que, en ocasión de la finalización de su convenio con la Iglesia Reformada en Tres Arroyos, le hicieran desde el periódico La Voz del Pueblo al pastor Leopoldo Maly.


http://www.lavozdelpueblo.com.ar/nota.php?id=19854



viernes, 21 de marzo de 2014

Breve reseña histórica de las IRA (hasta 1967)

BREVE RESEÑA DE LA IGLESIA REFORMADA EN EL PAIS
Hacia fines de este siglo XIX de tantas transformaciones, algunas oleadas de inmigrantes holandeses buscan nuevos horizontes en Argentina. Eran hombres y mujeres, muchos de ellos con hijos pequeños, provenientes de las provincias de Frisia y Groninga, en el norte del país, y Zelanda, en el sur. Escapaban del hambre y de la falta de perspectivas en el campo.

Al llegar al país, sin conocimiento del idioma y de la cultura, muchos fueron abusados en su confianza y, de manera no siempre clara, fueron llevados al interior del país a trabajar el campo. Algunas personas se quedaron en las ciudades, valiéndose de sus oficios o de algún contacto con holandeses mejor posicionados (había algunos empresarios, ingenieros y arquitectos desde antes en el país) para ganarse la vida.

Por otro lado, en 1903 y procedentes de Sudáfrica, llegan al sur del país contingentes organizados de “boers” sudafricanos. Todos ellos eran de tradición reformada y venían acompañados de un pastor.

Poco a poco y en diferentes puntos del país, estos grupos de holandeses y de sudafricanos calvinistas comienzan a reunirse para estudiar la Biblia y sostenerse en su fe. En 1893, desde la ciudad de Rosario, parte la primera carta hacia la Escuela Teológica de Kampen (Holanda), pidiendo consejo y ayuda con el envío de un pastor. Los contactos van formalizándose y son derivados al Sínodo de las Iglesias Reformadas en Holanda ("Gereformeerde Kerken in Nederland"). En 1897 las Iglesias en Holanda autorizan la ordenación del anciano instructor Andreas Struis como pastor de la Iglesia Reformada ("Hollandsche Christelijke Gereformeerde Kerk")  en Rosario .

En 1908, las GKN envían a un pastor para reconocer la zona y ordenar la vida de las iglesias en el país. Para ese entonces, ya había instituidas en Argentina, 3 iglesias: Rosario (1893), Buenos Aires (1900), Comodoro Rivadavia (1903). El pastor J. van Lonkhuizen permanece varios meses en el país, predicando, enseñando y organizando la vida eclesial de las incipientes iglesias reformadas. Durante su estadía surge el primer Orden Eclesiástico, se organizan las iglesias en un Classis (Distrito) y se sientan las bases para una Escuela Holandesa en Buenos Aires. En 1908 instituye una nueva Iglesia Reformada en la ciudad de Tres Arroyos.

En 1910, por iniciativa de Van Lonkhuizen y con el apoyo de las Iglesias Reformadas en Holanda, llega al país A.C. Sonneveldt. Viene como docente para la Escuela Holandesa  pero pronto es ordenado pastor, convirtiéndose en una figura marcante para el desarrollo de las Iglesias Reformadas en el país.

En 1911 llega al país el pastor y maestro A. Rollos. Viaja a Tres Arroyos para trabajar en la institución de una Escuela Holandesa. Al año siguiente vuelve a Holanda por diferencias respecto del tema de la Escuela.

En 1913 llega a esa misma ciudad el maestro (luego también pastor) S. Rijper. El 13 de marzo de ese año se inaugura la Escuela Holandesa, primer precedente del actual Colegio Holandés.

En 1914, el pastor Sonneveldt acepta un llamado de la Iglesia en Comodoro Rivadavia. Viaja en 1915 al sur y se queda allí hasta 1926. Lo suplanta en Buenos Aires el maestro H.H. Hoogendorp.

En 1917 el Sínodo de las GKN, reunido en Rótterdam, acepta la incorporación de las iglesias en Argentina bajo el "Classis Buenos Aires", anexadas al Sínodo Particular de Zui-Holland-Zuid.

En 1920, luego de un intento de "reinstitución" de la iglesia en 1916, se desmiembra la iglesia en Rosario a causa de graves divisiones internas. Nunca más vuelve a existir una Iglesia Reformada en la zona. La membresía pasa a tener presencia activa en otras iglesias de la ciudad. La misteriosa desaparición de la Iglesia en Rosario es recién reconocida por una reunión del Classis en 1923.

En 1920 S. Rijper regresa a Holanda con la idea de regresar. Graves problemas de salud le imposibilitan el retorno a Tres Arroyos.

En 1923, luego de un conflicto en el seno del Consejo Eclesiástico local, regresa a Holanda el maestro, y para esa fecha también anciano instructor, H.H. Hoogendorp.

Entre 1923 y 1925 llegan al país nuevas familias reformadas, especialmente interesadas en la migración por la propaganda del pastor Sonneveldt en diversos periódicos en Holanda. Varias de estas familias se radican en la zona de Tres Arroyos. Otras permanecen en Buenos Aires.

En 1926 el pastor Sonneveldt, el único que quedaba en actividad, es nombrado pastor de las Iglesias Reformadas Holandesas en Argentina. Desde Buenos Aires atiende la vida eclesial de las tres iglesias que conformaban el Classis (Buenos Aires, Tres Arroyos y Comodoro Rivadavia).

En 1927 se abre un conflicto en Comodoro Rivadavia a partir de una influencia de la Iglesia Reformada Holandesa de Sudáfrica. El pastor sudafricano J.A. Hurter instituye una Iglesia Reformada Holandesa paralela a la ya existente. La misma funciona hasta el año 1938, fecha en la que es disuelta por el pastor sudafricano Loubser. Durante esos años atendieron la iglesia los pastores: J.J. Wasserfall, Piek, Van Niekerk y Luckoff, entre otros.

En febrero de 1927 aparece el primer número de la revista "Kerkblad voor Zuid-Amerika", cuyo director y principal redactor era A.C. Sonneveldt. Reemplazaba a "De Hollandsche Stem", desaparecida en 1913.

A comienzos de los años '30, a partir de los contactos iniciados con la "Christian Reformed Church" de los Estados Unidos, en parte por los pedidos de las GKN, llega al país para radicarse en Tres Arroyos el pastor B. Bruxvoort.

En 1933 aparece la primera publicación en idioma español, cuyo objetivo central era la evangelización. Su nombre era Palabra Fiel y se editó hasta 1965.

En 1937 llega a Buenos Aires el pastor norteamericano J. Pott, también miembro de la CRC. Su presencia también fue muy importante para las iglesias locales. Permaneció en el país sirviendo a las iglesias en Tres Arroyos (1937-1950) y en Buenos Aires (1950-1956).

En 1938 los agricultores holandeses de la zona de Tres Arroyos forman la cooperativa Alfa. Este hecho habla de la consolidación del grupo en aquella región del sur de la provincia de Buenos Aires.

En 1939 llega al país el maestro C.L.F. Slebos, otra figura marcante para la vida de las iglesias en Argentina. Vino para reemplazar al maestro N. Koning en la dirección de la Escuela Holandesa en Tres Arroyos.

En 1941 nace la Asociación Cultural y Espiritual de la Iglesia Reformada en Buenos Aires. Es la primera iglesia que obtiene su personería jurídica. En 1942 la iglesia en esa ciudad inaugura su templo en la calle Martín García 1049 (luego confiscada por la traza de la autopista 9 de julio sur).

En 1943 comienza a editarse la revista Juventud Calvinista, con mucha influencia del maestro Slebos.

También en ese año la Iglesia en Tres Arroyos inaugura su nuevo templo en la calle Maipú (actual ubicación).

Entre 1945 y 1948 colabora con la iglesia en Buenos Aires el candidato al ministerio y luego pastor D. Bergsma.

En 1950 llega a la ciudad de Tres Arroyos el primer pastor nacional, J.L. van der Velde. Era oriundo de la ciudad y había estudiado en Holanda, donde también vivió la Segunda Guerra Mundial. Su permanencia en Tres Arroyos se prolongaría hasta 1971.

En 1951 se recuerdan los 50 años de la Iglesia en Buenos Aires y los 40 años de pastorado de A.C. Sonneveldt.

Entre 1952 y 1954 pastorea a la iglesia en Comodoro Rivadavia el pastor J.M. Opperman.

En 1954 llega a Buenos Aires el pastor holandés G.K. Geerds. Regresa a su país en 1959.

Ese mismo año J.S. Boonstra, un joven argentino que había estudiado teología en Grand Rapids (Estados Unidos) reemplaza al pastor Oppermann en la tarea pastoral en Comodoro Rivadavia. Permanece en la ciudad hasta 1961.

En 1956 se instituye una nueva iglesia en Mar del Plata. En parte por la llegada de algunos marineros de la localidad holandesa de Urk. Y por otro lado por la radicación en la zona de otras familias llegadas de la zona de Tres Arroyos. En 1957 el pastor J. Pott se traslada a Mar del Plata para atender a la iglesia naciente. El pastor Pott es el primer que plantea formalmente el tema de la independencia de las iglesias nacionales.

El pastor J.G. Adema es enviado por las GKN a Argentina para analizar la posibilidad de la independencia de las iglesias sudamericanas (también se incluía a Brasil, que había sido incluida en el Classis Buenos Aires, aprox. en la década del ‘30).

En 1958 el Classis Buenos Aires declara su deseo de llegar a la independencia eclesiástica respecto de Holanda.

En 1959 llega a Buenos Aires procedente de Holanda el candidato al ministerio C. van Rijn, quien luego del regreso a su país del pastor Geerds, es ordenado pastor.

Este mismo año, dos delegados de las GKN, los pastores J.A.C. Rullmann y J.C- Gilhuis visitan el país.

También fallece en ese año el querido pastor A.C. Sonneveldt.

Llega de Holanda para sumarse a la tarea misionera que se estaba impulsando desde la iglesia en Buenos Aires el pastor R. van Benthem. Se inician obras en Quilmes y en Plátanos.

En 1960 y 1961 visita dos veces el país por períodos prolongados el pastor holandés J.A.C. Rullmann. Fruto de su reconocimiento es un informe a las GKN que luego se convertiría en libro: Een geslaagde mislukking.

En 1962 se integra a la tarea pastoral en la ciudad de Buenos Aires el holandés W.H. van Halsema. Permanece en el país hasta fines de los ‘60.

Ese mismo año, el Sínodo de las GKN, reunido en la ciudad de Apeldoorn, aprueba la independencia de las Iglesias Reformadas en Argentina. La reunión del Classis Buenos Aires, que se estaba realizando en Tres Arroyos, al tomar conocimiento de esta resolución, se convierte en el primer Sínodo de las Iglesias Reformadas en Argentina (Cf. art. 10.3 del acta del Classis Buenos Aires, 1962)

En 1963 se suma como pastor a la Iglesia en Buenos Aires el pastor S.S. van Dijk. Se queda en Argentina hasta 1967.

A fines de 1965 comienza a publicarse la revista Base Firme, que reemplaza a las dos anteriores en existencia: Palabra Fiel y Juventud Calvinista.
 
En 1967 son examinados y declarados llamables tres jóvenes argentinos que habían estudiado teología en Holanda (Kampen) y en Estados Unidos (Calvin College). Eran P.W. Millenaar, G. Oberman y N. Wolf.

Lo que sigue de la historia de las IRA es parte del presente, por lo que dejaremos su desarrollo para más adelante.


Fechas de institución de las Iglesias Reformadas
  • Iglesia Reformada en Buenos Aires: Instituída el 6 de julio de 1900
  • Iglesia Reformada en Com. Rivadavia: Instituída el 13 de setiembre de 1903
  • Iglesia Reformada en Tres Arroyos: Instituída el 27 de abril de 1908
  • Iglesia Reformada en Mar del Plata: Congregación "Arca de Noé": Instituída el 26 de junio de 1955 -  Congregación "El Buen Pastor": Instituída en junio de 1976
  |         (Integradas en un sola congregación por decisión sinodal en setiembre de 2001)

·        Iglesia Reformada en Sarmiento: Instituída el 20 de mayo de 1956
·        Iglesia Reformada en Tandil: Instituída el 20 de junio de 1967
·        Iglesia Reformada en Chascomús: Instituída como Iglesia Presbiteriana en 1857
(Integrada a las IRA en 1969)
  • Iglesia Reformada en Plátanos: Instituída el 20 de junio de 1972
  • Iglesia Reformada  en Quilmes:  Instituída el 2 de julio de 1982
  • Iglesia Reformada Cristo Vive:  Instituída el 20 de octubre de 1984
  • Iglesia Reformada en Coronel Brandsen: Instituída el 20 de noviembre de 1988


Puestos de misión y lugares de culto

Iglesia Reformada en Azul (Bajo supervisión de la Mesa)

Iglesia Reformada en Chillar (Bajo supervisión de la Mesa)

Iglesia Reformada en Claromecó (Integrada a la Iglesia en Tres Arroyos - Maipú)

Iglesia Reformada en Diadema Argentina (Bajo la Iglesia en Comodoro Rivadavia)

Iglesia Reformada en Olavarría (Bajo supervisión de la Mesa)

Iglesia Reformada en San Cayetano (Integrada a la Iglesia Cristo Vive - T. Arroyos)

 
Siglas

IRA, Iglesias Reformadas en Argentina

GKN, Gereformeerde Kerken in Nederland (Iglesias Reformadas en Holanda)

CRC, Christian Reformed Church (Iglesia Cristiana Reformada)

  
Bibliografía

Para detalles más precisos acerca de las fechas y acontecimientos mencionados, remitimos a los interesados fundamentalmente a las siguientes obras:

1.      Bach, L. - Filippini, M. de - Pastrana, E., Las Iglesias Reformadas en la Argentina y su relación con el proceso social del país (1966-1976), Buenos Aires, 1978. Existe traducción holandesa bajo el título: De Gereformeerde Kerken in Argentinie en hun relatie met het sociale proces in het land (1966-1976), ZAO van de GKN, Buenos Aires, 1978

2.     
Base Firme. Organo Oficial de las Iglesias Reformadas en la Argentina, Anuarios 1967, 1972 y  1975

3.     Gerardo Oberman, Antiquum Peractum Sit. La historia de la inmigración holandesa en Argentina y los orígenes del movimiento reformado (1888-1910), Edigraf, Buenos Aires, 1993
  
4.      Rullman, J.A.C., Een geslaagde mislukking. Geschiedenis van de gereformeerden in Argentinie, Zendingcentrum, Leusden, 1977 (3)

5.    
Villalpando, W.L. - Lalive D'Epinay, Ch., Las Iglesias del transplante, Centro de Estudios Cristianos, Buenos Aires, !970


Confesiones de fe

Credo Apostólico (siglo II)

Credo de Nicea (325)

Confesión de Atanasio (362)

Confesión Belga (1561),

Catecismo de Heidelberg (1563),

Cánones de Dordrecht (1619).


Vida interna

Las congregaciones son independientes y son gobernadas por un Consejo Eclesiástico, integrado por ancianos, diáconos y pastores. Las congregaciones se reconocen mutuamente bajo el amparo de un Sínodo en el que cada congregación oficialmente instituida como iglesia está representada.

La vida interna se rige por un Orden Eclesiástico común para todas las congregaciones y por las resoluciones tomadas en los Sínodos.

Entre Sínodos se nombra una Mesa que supervisa y coordina el trabajo común de las iglesias, pudiendo tomar decisiones ad-referendum del mismo y nombrar todas las sub-comisiones que considere necesarias.


Compilación de información: Gerardo Oberman

miércoles, 19 de marzo de 2014

Grupo de jóvenes en Tandil

Hola Gente!!!

Quería compartir con uds. que hace 2 semanas empezamos los días miércoles con Reunión de oración, y tal vez lo más lindo es que luego de varios años hemos comenzado a compartir un tiempo con Jóvenes de nuestra Iglesia.

Hemos tenido 2 reuniones, una para ver que interés tenían los chicos, Les pedimos opinión sobre temas, que le gustaría hacer,  etc.

El sábado pasado nos juntamos y para hacerlo entretenido y poco pesado….. 1° pregunta del Catecismo de Heidelberg…. Jajajajajajaja

Pero bueno ellos quieren hablar de : matrimonio igualitario, Ser gay/lesbiana, diferencia católicos-protestantes, Porque perdonar siempre…… jajajaja no la hacen fácil los chiquitos!!!

Tal vez lo que mas me llamo la atención con el tema del catecismo es que estuvimos hablando 1 hora y media y todos coincidieron que estuvo bueno…… pero igualmente vamos a ver de manejarlo de otra manera.

Han invitado a otros chicos y esperamos el próximo encuentro (29/3) tener su compañía!!

Entre otras cosas lo que primero que  dijeron es de hacer un blog para estar en sintonía…. No se como lo hicieron pero les paso la dirección..

https://www.facebook.com/IGLESIAREFORMADATANDIL

Están muy entusiasmados y ya quieren encontrarse con otros jóvenes!!

Esta actividad la realizamos con la compañía de German Chaves , es un profesor de la Universidad de los Hermanos Libres y que hace ¾ años participa en nuestra Iglesia.

Bueno, no los quiero cansar pero si me parecio lindo (para nosotros lo es y mucho) el de estas nuevas actividades en nuestra comunidad.

Salud@s a tod@s!!!!!!!!!!!!


Anciano Mauricio Maly

martes, 25 de febrero de 2014

Entrega de premio a Centro de Día "Caricias de Maty", Brandsen

Con alegría compartimos este video, enviado desde Brandsen por nuestro hermano Claudio Wilgenhoff.

http://psa-peugeot-citroen.com.ar/2013/11/la-fundacion-psa-realizo-la-entrega-del-premio-al-proyecto-ganador-de-argentina/

Dios siga bendiciendo a la comunidad y a sus proyectos.

viernes, 14 de febrero de 2014

El Culto en el ámbito reformado

Reflexiones y recursos para celebrar
los 500 años del movimiento de la Reforma

Número 2, año 2014

El Culto en el ámbito reformado

Los dos vocablos que me fueran sugeridos (espiritualidad y liturgia) para una breve reflexión,
pueden ser resumidos en uno solo: Culto. Bajo la presuposición que otras personas escribirán
sobre el culto en la línea del pensamiento de Lutero, lo hago por mi parte, pero desde mi comprensión
de la enseñanza de Calvino.

Inspirado particularmente por sus vivencias en Estrasburgo donde se dio una rica elaboración
litúrgica, Calvino publicó “Las formas de los cantos y oraciones eclesiásticas según la costumbre
de la Iglesia primitiva”. La fundamentación de la costumbre de la Iglesia primitiva está dada por el
testimonio bíblico y es desde ese testimonio que Calvino afirma su convicción del culto.
Para Calvino, el texto de Hechos 2 describe la organización correcta de la iglesia:
“Lucas nos dice en Hechos, que en la Iglesia apostólica los fieles “perseveraban en la doctrina de
los Apóstoles, en la comunión unos con otros, (es decir ofrendando), en el partimiento del pan y en las
oraciones.” Hechos 2,42. Así pues, ninguna asamblea (culto) de la Iglesia sea hecha sin la Palabra, sin
las ofrendas, sin la participación en la Cena y sin oraciones.” (Numeral 44, página 398)
En ese párrafo encontramos el pensamiento esencial de Calvino sobre el culto. Los cuatro elementos
de Hechos 2 constituyen las tres partes de la celebración:
1. Oraciones de súplicas, alabanzas y agradecimientos, incluyendo los cantos de la comunidad,
con un lugar primordial asignado a los Salmos.
2. La predicación, anuncio del mensaje evangélico, es concebida como el “alma de la Iglesia”,
doctrina de los apóstoles.
3. La Cena del Señor es vista como la “cima y epílogo” del culto porque contiene a los otros dos
elementos. La ofrenda, cuarto elemento del culto, es incluida en la liturgia de la Cena, esto es, como
expresión de gratitud a Jesucristo que se dio como ofrenda por la humanidad.
Esto fundamenta la convicción de Calvino en cuanto a que la Cena del Señor debía celebrarse en
cada culto, pero que no logró llevar a la práctica porque se lo impidió el Consejo de Ginebra.

Oraciones habladas
Al discernir los numerosos momentos del culto en los que tienen lugar las oraciones, comprendemos
las razones bien fundadas que tenía Calvino al afirmar que las oraciones “constituyen una
parte importante” en la estructura del culto cristiano y así lo evidencian las primeras liturgias en
francés de Farel y Calvino. En efecto, en las liturgias reformadas tenemos: las oraciones de invocación
al nombre de Dios, oraciones de alabanza, de confesión del pecado, de acción de gracias,
oraciones de intercesión y obviamente, el Padre Nuestro.
Calvino trata extensamente el tema de la oración en la Institución Cristiana, Libro III, capítulo
20. En total son 70 páginas, índice de la atención que el reformador da a la oración. Con respecto
a la fundamentación doctrinal de la oración, se citan los pasajes de Romanos 10,13 “Todos los que
invoquen el nombre del Señor, alcanzarán la salvación”.
La invocación es posible cuando somos guiados por el “Espíritu que nos ayuda, porque no sabemos
orar como es debido” (Romanos 8,14-16 y 26). Y cuando se refiere a la definición, necesidad y
utilidad de la oración, Calvino dirá: “Es por medio de la oración que entramos a las riquezas que tenemos
en Dios. Porque es como una comunicación del ser humano con Dios por la cual somos introducidos
en su verdadero templo, que es el cielo.” En lo referente a la necesidad y utilidad de la oración,
encontramos esta afirmación: “Sobre el grado en que el ejercicio de la oración es necesario y en todo
lo que nos es útil, no podríamos explicarlo suficientemente en palabras… Simplemente constatar que
por la invocación al nombre del Padre obtenemos la presencia de su providencia y de su virtud.”
A modo de conclusión sobre la oración hablada, Calvino expresa lo siguiente: “La suma total se
concentra en esto: Puesto que la Escritura nos enseña que una parte importante del servicio de Dios
consiste en invocarlo, mucho más allá de todos los sacrificios… Como Dios no quiere ser invocado sin
fe, esta fe fundada sobre la Palabra es la verdadera madre de la oración, En cuanto a la intercesión,
hemos visto que corresponde a Jesucristo y que no hay ninguna oración agradable a Dios si no es
santificada por el Mediador. También hemos mostrado que en las recíprocas intercesiones y súplicas
de los hermanos esas acciones no quitan en absoluto la importancia de la intercesión de Jesucristo”.

Oraciones cantadas
Porque Calvino consideró a las oraciones cantadas como parte esencial del culto, dedicamos algunos
párrafos al canto, expresión por excelencia de la fe reformada.
Igual que Agustín (Siglos IV y V), Lutero y Calvino consideraban la música como un “don de Dios”.
En relación a esta concepción Lutero tiene esta linda expresión: “Desde el comienzo del mundo la
música fue dada por Dios a todas las creaturas, porque nada en el mundo carece de algún sonido. Aun
el aire invisible, que pareciera ser mudo, comienza a resonar cuando algo lo mueve, transformándose
en música. De esta manera, el Espíritu manifiesta grandes y maravillosos misterios”.
Por su lado, Calvino dirá: “En cuanto a las oraciones públicas, hay de dos clases: las que se hacen
simplemente con palabras y las que se hacen con el canto. Ciertamente, conocemos por la experiencia
que el canto tiene un gran vigor, capaz de mover e inflamar los corazones de los seres humanos para
invocar y alabar a Dios con mayor vehemencia y mayor ardor”.
Otro elemento concordante entre los dos reformadores es el de haber incorporado al canto como
elemento muy relevante en la liturgia del culto, visto como expresión por excelencia de la adoración
comunitaria. Naturalmente, en esa concordancia podemos ver matices distintos que responden a
diversos factores, tales como ámbitos, tiempos y también énfasis teológicos particulares.
Un tercer elemento en común, muy importante, es que ambos ponen la Palabra de Dios en el
centro del contenido del canto. También en esta concordancia se manifestarán énfasis distintos.
En Lutero los contenidos podían ser textos bíblicos literales, contenidos bíblicos formulados con
palabras diferentes o formas litúrgicas tradicionales. Para Calvino, en cambio, la Palabra de Dios no
podía ser sino texto bíblico literal.

Una de las objeciones hechas a Calvino es que, a diferencia de Lutero y debido a la contundencia
y severidad de su Teología, sus conceptos de la música y su aplicación en la celebración litúrgica lo
llevaban a desechar formas artísticas elaboradas con armonías, incluyendo el canto a cuatro voces.
Recientemente, un músico me planteaba esta pregunta. ¿Cómo se explica que las comunidades
valdenses, influenciadas por el pensamiento de Calvino, hayan cultivado el canto coral por generaciones
hasta la actualidad? Esa pregunta merece atención y requeriría una amplia reflexión, pero no
podemos sino hacer una síntesis en el intento de encontrar respuestas.
En primer lugar, su desaprobación de formas artísticas para el culto se explica por el hecho que
en su tiempo se desarrollaban notablemente complejas formas musicales tales como el contrapunto
(concordancia armónica de voces contrapuestas y de melodías diferentes), método que dificultaba
la clara audición y captación del texto bíblico, cosa esencial que debía darse con el canto. Una clara
audición del texto bíblico podía darse especialmente con el canto de la melodía. Esta postura en la
que desaprobaba el canto coral era asumida únicamente para el culto de la comunidad.
Un segundo punto a señalar es que, fuera del culto y en el ámbito familiar, Calvino admitía y propiciaba el canto elaborado en armonías. Historiadores señalan, como paradoja, el hecho de que
los músicos que habían sido convocados por Calvino (Bourgeois, Goudimel etcétera) fueron los que
desarrollaron las magníficas armonizaciones para los 150 Salmos, contando -seguramente- con la
aprobación y el apoyo de Calvino, lo que evidencia la distinción que hace el reformador entre la
música para el culto y la que se ejercita en reuniones familiares.
En tercer lugar, esa distinción que hacía Calvino, ¿significaría -como conclusión, una neta separación
entre la música eclesiástica y la música profana? No es así precisamente; la diferencia radica
en el hecho de concebir el canto de la melodía al servicio de la Palabra como la más apta para el culto
de la comunidad, y el canto elaborado en armonías que se cultivaban en las reuniones familiares
como el canto que favorecía la audición y captación del mensaje bíblico en el culto y canto desarrollado
armónicamente a 4 voces.
A modo de confirmación a lo señalado en los tres puntos, cito un párrafo de la publicación de
Calvino “Las formas de las oraciones y de los cantos eclesiásticos” (1545): “A juicio de la presente
publicación, tenemos la esperanza que esas formas sean consideradas santas y justas ya que son
dirigidas para edificación. También en las casas y en el campo las oraciones y los cantos quieren ser
una invitación a alabar a Dios y a elevar a Él nuestros corazones para consolarnos y para meditar en
sus virtudes, bondad, sabiduría y justicia. Ciertamente, el Espíritu Santo nos exhorta, por medio de
las Santas Escrituras, a gozarnos en Dios, como verdadera finalidad”.
Otro principio fundamental en Calvino es el indispensable vínculo del canto con la Palabra bíblica,
especialmente con los Salmos y al respecto hay otro magnífico pensamiento del reformador:
“Cuando los cantamos, creemos ciertamente que Dios pone en nuestras bocas las palabras, como si Él
mismo cantase en nosotros para exaltar su gloria”.

Delmo Rostan
Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata
Buenos Aires, Argentina.

Nota: las citas textuales del pensamiento de Calvino (párrafos en cursiva) fueron tomadas de
“L’Institución Chrétienne” Livre IV, edición en francés de 1955-1958.

Los artículos de este ciclo de reflexiones no necesariamente expresan la opinión de las iglesias de la Comunión de la Reforma.
Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata (IEVRP); Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA);
Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU); Evangélica del Río de la Plata (IERP)
y Reformada en Argentina (adherida a la IERP).

domingo, 9 de febrero de 2014

El movimiento de la Reforma

Número 1, año 2014

El Movimiento de la Reforma

Reducir la Reforma a una fecha y a una persona sería empobrecer la magnitud y profundidad
del concepto. Los datos históricos nos muestran que este movimiento que tiene como objetivo
la transformación tanto de la cabeza como la de los miembros del cuerpo de la iglesia, comienza
mucho tiempo antes del 31 de octubre de 1517 y tiene como testigos -entre los que el nombre de
Martín Lutero es uno más- una larga, diversa y representativa lista.
Asimismo, limitar el comienzo de este proceso a una determinada área geográfica es –igual-
mente- una forma de empobrecer el concepto de Reforma. Varios concilios previos al 1517 tuvieron
el objetivo de llevar a cabo esos cambios que podrían devolver a la comunidad cristiana la frescura
inicial, pero lamentablemente vieron que sus resoluciones quedaban como un camino lleno de bue-
nas intenciones pero no lograban su objetivo. La iglesia se encontraba en un debate intenso entre
quienes colocaban a los concilios como el espacio privilegiado de gobierno y el logro de consensos
teológicos y pastorales frente a quienes, con la intención de proteger la unidad de pensamiento,
pensaban que el camino pasaba por la concentración del espacio de decisiones en la persona del
obispo de Roma.
También sería un error hablar de una “contrarreforma” cuando en realidad tenemos que hablar
simultáneamente de una reforma protestante y una reforma católica. Ambas son aspectos de un
mismo ideal de reformar la forma de comprender la iglesia. Junto y no frente a la Reforma protes-
tante tenemos también la reforma católica con nombres muy destacados. En España todo el proceso
de los “descalzos” es parte de ese movimiento y la figura, tanto de Pedro de Alcántara junto con
todo el movimiento franciscano como la figura de una mujer fuerte como Teresa de Jesús, son parte
de ese movimiento llamado -en general- Reforma.
En América Latina también aparecen figuras que llevan a cabo ese proceso de renovación y refun-
dación de la comunidad cristiana. Como ejemplo de esos aires de Reforma, es importante rescatar
para las iglesias que se reconocen como parte del movimiento de la Reforma una figura como la de
Toribio de Mogrovejo, que desde el Arzobispado de Lima -y con grandes disgustos de los espacios
de poder político y aún religioso- trabajó para acercar la fe, los derechos humanos y la inclusión
radical de todas las poblaciones excluidas y marginadas por el sistema de poder económico y cul-
tural. Asimismo, la larga lista de los archivos de la Inquisición en nuestro continente -al igual que los
de España- nos muestran la cantidad de mártires y testigos de ese movimiento con sed de Reforma,
tanto en su jerarquía como en sus prácticas pastorales. Esta larga lista de testigos de la fe tiene que
renovar nuestro compromiso -aquí y ahora- de continuar reformando nuestras comunidades para
que sean cada día más fieles al proyecto y voluntad de Aquel que se hizo libertad para que todas y  
todos vivamos en libertad abundante.
El limitar el concepto de la Reforma a una persona y a un día nos puede hacer caer en la tentación
de sacralizar estructuras mentales y teológicas, cerrando la posibilidad de un proceso dinámico,
constante y actual. Todas las ortodoxias que quisieron fijar este proceso en un día y una persona ter-
minaron empobreciendo el proceso de la Reforma, que tiene necesariamente que continuar abierto en todos sus aspectos, y llevarlo más allá de todas las fronteras que nuestros temores y necesidades de seguridad quieren levantar para dividir y aislar. El proceso de la reforma es un intento siempre renovado de vivir el escándalo del Evangelio que todo lo transforma para incluirlo en una gran comunidad de hermanos y hermanas, donde nada ni nadie queda excluido. Retomando una y otra vez el espíritu plasmado en la Confesión de Augsburgo, se nos hace necesario encarnar la provisionalidad de las divisiones actuales. No somos una iglesia ecuménica por oportunismo político o por necesidad social, sino que la voluntad de unidad forma parte del núcleo del movimiento de la Reforma, por ello no podemos dejar de lado a la diversidad de formas, personas y actores de este proceso, siempre abierto, siempre desafiante. Es interesante considerar las notas al pie de página de cada uno de los artículos de la Confesión de Augsburgo, que se apoya en los grandes momentos de consenso dentro de la comunidad de fe. Las citas de los diversos con- cilios se repiten una y otra vez. Asimismo, es llamativo cómo se llama en apoyo de sus principales afirmaciones a las autoridades teológicas y de santidad de vida, a quienes la recepción comunitaria aceptaba sin mayores debates. El nombre de san Agustín, Ambrosio, Jerónimo, Bernardo y otros se repiten una y otra vez como testigos y apoyo de cada una de las afirmaciones de fe. Esos nombres y su pensamiento forman parte del pensamiento de la Reforma. Es por ello, porque se piensa en esos contextos de debate, que una serie de afirmaciones no son puestas en debate. El proceso de la Reforma, que en un primer momento es profundamente pastoral -tal como lo muestran las 95 Tesis de Martín Lutero- es un proceso de revisión de toda esa tradición, sin renun- ciar ni olvidar pero sí de adaptar a nuevas situaciones y desafíos. El movimiento de la Reforma no es un movimiento de ruptura, sino -muy por el contrario- de continuidad. Puede parecer asombroso, pero las 95 Tesis con las que comienza la Reforma protestante, muestra que en realidad es el Obispo de Roma el que ha introducido novedades sin consenso y es ese tema el que se quiere debatir y que aún hoy es tarea pendiente. Esta autocomprensión de la Reforma protestante de ser una continuidad y adaptación de la gran tradición es el fundamento que nos lleva a afirmar, una y otra vez, que nunca fue la intención crear una nueva iglesia o dividir dolorosamente la comunión. Porque el movimiento de la Reforma protestante se considera a sí mismo como parte de la iglesia que siempre será “una, santa, apostólica y católica”, provisoriamente no romana. De este concepto nace nuestra vocación ecuménica, sostenida tanto a tiempo como a destiempo. El movimiento de la Reforma protestante tal como se refleja en las 95 Tesis de debate de Martín Lutero tiene un comienzo a partir de una preocupación netamente pastoral y social frente a la si- tuación de pobreza y explotación del pueblo. Pero poco a poco descubre que esa preocupación pastoral y social no puede quedar aislada de una renovación teológica que, ubicada en una her- menéutica fundada en la sola fe en la única y sola gracia proclamada y vivida solamente por Jesús de Nazaret -proclamado como el Cristo del Dios del Reino y revelado sólo en las Escrituras- es un grito de unidad y de inclusividad sorprendente.

 Pastor Lisandro Orlov
Iglesia Evangélica Luterana Unida. Buenos Aires, Argentina

Los artículos de este ciclo de reflexiones no necesariamente expresan la opinión de las iglesias de la Comunión de la Reforma.
Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata (IEVRP); Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA); Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU); Evangélica del Río de la Plata (IERP); Iglesias Reformadas en Argentina (IRA, adheridas a las IERP).